jueves, 3 de noviembre de 2011

Speed painting

Bocetos para la búsqueda de un personaje / A lápiz sobre papel borrador / A pluma sobre papel blanco / A color (lápiz sanguina, lápiz sepia, lápiz pastel negro, pasteles en barra, lápices pastel, acrílico y difumino) sobre papel gris / Click sobre las imágenes para ver en serie, una vez allí, clik sobre la frase Show original (ángulo inferior izquierdo) para ampliar .

Yo dibujo bastante rápido, no lo voy a negar, me acostumbré mirando Disneylandia y creyendo a rajatabla que eran verdad algunos documentales que mostraban cómo unas manos armadas con un lápiz dibujaban a Pluto a una velocidad pasmosa. No era joda, che. Ver eso de sopetón con la mente de un pibito que andaba probando sus primeros garabatos producía un vértigo escalofriante. Así que sobrepuesto de la primera impresión, recuerdo haberme puesto en campaña para dibujar, como mínimo, a la misma velocidad que desarrollaban las manos de Disneylandia en aquel documental que, ahora no tengo dudas, había sido acelerado mecánicamente para ahorrar tiempo de grabación, algo muy parecido a lo que ahora llamamos speed painting.
De todos modos, al mismo tiempo que uno va adquiriendo mayor aceleración en la realización de un dibujo, se va dando cuenta que esto tiene sus ventajas y sus desventajas y que al final, sabiendo acomodar las velocidades según la necesidad del trabajo, terminan siendo todas ventajas.
Bocetar, por ejemplo, necesita velocidad, porque se captura la idea a la altura de la frente y se la clava en el papel lo más rápido posible para que no se escape, en cambio para los detalles del arte final, conviene tocar el freno y dejar que el pulso se tome su tiempo para no hacer derrapar el pincel fuera de los contornos del circuito establecido.
Estos son bocetos rápidos, muy rápidos, incluido el de color, porque estaba tratando de capturar la fisonomía de un personaje y darme una idea lo más concreta posible de cómo quedaría sobre la página tal y como si estuviera ya publicada.



22 comentarios:

El Fan Nº1 dijo...

Usted lo mismo se frie una corbata, que se plancha un lenguado...
nos deja pasmados obsevando con detenimiento de cirujano, lo que usted hizo a velocidad terminal.Increible...pero cierto.

champloo dijo...

tomi cual es el criterio que usas para lograr ese estilo de pintura que parece una especie de rompecabezas sin que quede extraño o descolgado? es puro instinto?

el Tomi dijo...

Es lo que tenemos los viejos lobos de río, Número uno, desechamos en el fuego las corbatas y a los lenguados los hacemos a la plancha.

el Tomi dijo...

Hace muchísimo tiempo, tiempos de cajitas de lápices de colores, seis o doce colores para ser más exactos y también llamados pinturitas para ser más concretos, descubrí que me encantaba hacer garabatos sobre el papel, en especial con el color amarillo, o en su defecto con aquel otro color que llamabamos anaranjado y una ves hechos, repasarles la totalidad del contorno con la lapicera a cartuchos de tinta azul permanente. Haga la prueba, Nico, verá que descubrimiento. Ya después, con las manchas de acuarela, la cosa fue tomando un cariz especial.

Alejandra dijo...

vió cuando a una le dan una receta de , x ejemplo, scones, y una lo hace tal cual y le salen galletas duras? bueno eso...
usté dió una verdadera clase de técnica p dibujar/pintar!
pero le digo..voy a hacer el intento y desde ya le adelanto q no va a haber manera de q se le pareciera ni una pizca..jaja
es nomás como dice champloo..'puro instinto' y yo le agregaría 'puro talento'
le dejo un beso

Silvi Rivoira dijo...

Maravilloso!!!
Yo hice el inteno y me salió un dibujo a velocidad ...a velocidad caracol!!!
Sos como Franco Panzera un dibujante a propulsión chorro!!!

Silvi Rivoira dijo...

a chorro ( aclaremos)

el Tomi dijo...

Su error (si se le puede llamar así) Ale, está ubicado exactamente en una frase claramente desesperanzada dentro del párrafo que ha escrito. Donde dice "voy a hacer el intento y desde ya le adelanto que no va a haber manera de que se le pareciera ni una pizca" debería decir sencillamente "voy a hacerlo". Si después le sale parecido o no, carece de toda importancia, sobre todo si se tiene un estilo tan definido como el que usted o el Nico ostentan.

el Tomi dijo...

Los caracoles se toman su tiempo, eso es cierto, Silvi, pero las líneas que dibujan son brillantes.

el Tomi dijo...

No tengo el gusto de conocerlo, pero digo yo, si Franco Panzera dibuja a chorro ¿no será Franco Manguera?.

Silvi Rivoira dijo...

para serte franco...no lo sé!

el Tomi dijo...

Odio las intrigas.

el Tomi dijo...

¡Pascual Antonio Guida, un dibujante con propulsión a chorro!.

el Tomi dijo...

Pascual Antonio Guida tenía a su cargo la reconstrucción gráfica de los hechos policiales y las caricaturas políticas en el diario Crítica, tareas ambas que no hubiera podido realizar si no fuera por su notable velocidad para dibujar.

el Tomi dijo...

Franco Pedro Panzera, creador y guionista de Jaimito, fue quien apodó como el "dibujante con propulsión a chorro" a Pascual Antonio Guida.

el Tomi dijo...

¡Cuánta civilizada sabiduría entremezclada con salvaje memoria la suya, Silvi!. Sepa usted que cuenta con mi más profunda admiración.

Silvi Rivoira dijo...

Este dato no lo tenía y te lo agradezco mucho, mucho.
Está bueno recordarlos, porque para mi Tomito,lo peor, lo peor es el olvido.
Te mando un beso.

el Tomi dijo...

No es el olvido el que avanza,
vos avanzas y el te sigue,
y el miedo no retrocede,
el persigue al que se va.

...pero sí, Silvi, si hay algo que nos deshonra, eso es abusar del olvido y temerle a los recuerdos.

andrea vrankov dijo...

Huyendo de cárceles de los corazones.
Respondiendo a un montón de acusaciones.
De las imaginadas y de esas verdades que no me dejabas compartir.
Un carcelero, su llave tenía, todo el día tenía que estar para él (decía quedáte al lado mío que si me dejás me mato)
No sé que quise, cuando te quise.
Y ese pesar se fué con vos, y entendí que había un todo, que no era el encierro.
Sus castigos y sus culpas se me fueron como ahora este pensamiento.

el Tomi dijo...

La libertad es lo más grande que tenemos adentro del pecho, entra siempre justito, justito, y en el momento en que se quiere estirar un poquitín nomás, ejerce sobre las costillas una presión tan insoportable que, o la dejamos salir abriendo los brazos de par en par o se escapa a toda velocidad con nuestras piernas, y es la libertad la que nos deja decir sin usar más que un susurro frases tan poderosas como las que acabo de leer.
Nada hay más íntegro que un corazón quebrado, Andrea.

Maricel dijo...

No podés sacudir así sin más que ESTO es un "insignificante boceto rápido"...PLOP!

el Tomi dijo...

Todo a su tiempo y armoniosamente, decía el general, Maricel.