lunes, 4 de abril de 2011

Palma estro con cariño

Para el partido homenaje de despedida a Omar Arnaldo Palma, allá por el 98, con mi amigo el Pantera hicimos unas camisetas estampadas con esta imagen del Negro. Hoy, trece años después, aquellas camisetas son muy difíciles de conseguir, pero el Negro está de vuelta, dirigiendo al gran Rosario Central, por lo tanto habrá que volver a estampar una buena cantidad de ellas para recibir como corresponde a este enorme director técnico, mostrándole que lo habíamos llevado durante todo este tiempo pegado al corazón gigante que hay en el pecho calentito de cada canaya, esperando este tres a cero. Por eso digo, pal maestro con cariño. / Click sobre la imagen para ampliar.

26 comentarios:

Netomancia dijo...

Y arrancó de la mejor manera, ganando 3 a 0.

Alejandra dijo...

AAA,había sido¡canalla!felicitaciones!que lo disfrute,
beso

El Fan Nº1 dijo...

Muy bonita ilustración , como de costumbre.
Por cierto miro su correo últimamente , le escribí. ¿Le podre ir a ver?.

Silvi Rivoira dijo...

Y nosotros, los del rojo de avellaneda, todavía recordamos el 75 que concluyó con la impresionante serie inigualada de cuatro Copas Libertadores seguidas!!!...arrancando perdiendo en las semifinales ante Rosario Central...

Anónimo dijo...

Torreja, la remera todavia la tengo, te estraño, fui a la cancha, el primer tiempo como siempre, figueroa lloro cuando hizo el gol, si llorara cada vez que erra un gol salimos todos nadando JA! JA! JA!

Gringo Zovatto

el Tomi dijo...

No me voy a poner pretencioso a estas alturas del campeonato y menos después de ganar tres a cero, Netomancia, pero para empezar esta nueva etapa hubiera preferido ganar uno a cero este partido y ahorrarme los dos goles restantes para ganar uno a cero los dos próximos.

el Tomi dijo...

Si Alejandra, soy canalla, disfrutar de un gol angustioso en el segundo tiempo, un gol recién después de que el rival se haya quedado con uno menos y otro gol que el delantero festeja llorando, es propio de canallas. Pero que le voy a hacer, los canallas somos así, nos la pasamos haciendo canalladas.

el Tomi dijo...

Discúlpeme usted, Número Uno, no solo no revisé el correo sino que además no tengo donde revisarlo, hace casi un mes que estoy sin ordenador y cuando consigo alguno de prestado me limito a colgar algo en el blog. Pero leeré su mensajes lo mas pronto posible.

el Tomi dijo...

Aunque usted no me lo crea, Silvi, yo fui hincha de Independiente hasta que en una tarde memorable mi tío decidió llevarme al Gigante de Arroyito (que todavía era la cancha de Central y no el Gigante de Arroyito), desde entonces me une al Canaya el recalcitrante fanatismo de los conversos (aunque nunca voy a olvidar que Luisito Artime fue el ídolo deportivo de mi infancia). Mi viejo, además de ser un grandísimo jugador, adquirió la atinada costumbre de seguir al buen fútbol y no a un equipo determinado, por lo que te lo podías encontrar plácidamente sentado en las mas dispares tribunas observando el partido sin aspavientos. De hecho, sus fantásticas narraciones de las poco menos que increíbles jugadas que fabricaban de De La Mata, Sastre o Erico fueron las culpables de mi infancia roja.

el Tomi dijo...

Igualito que en la vida, Gringo, que en el primer tiempo hayamos jugado como siempre carece de importancia cuando en el segundo tiempo jugamos como nunca. Ahora bien, que un delantero se ponga a llorar cuando hace un gol es altamente sospechoso... pobre pibe... si es mas tonto no nace.

Yo también te extraño, Buscapié.

Pd: No te avivés, chantún, que la remera se la regalé a Angra.

Silvi Rivoira dijo...

Tomi, esta que te escribe no puede olvidar aquella tarde, siendo chica, que con mi padre le llevamos una a flor a Erico.Esta enterrado en el cementerio de Morón y su cajón esta envuelto con la bandera del Cai.
...y cuando te digo fanática de independiente...si un día vas a Frankfurt y encontras en la pizzería mas famosa del lugar una gorra de independiente, colgada en la pared, junto a la camiseta de Argentina firmada por Maradona y otra camiseta de la Juventus...esa! esa gorra es mia!Yo la puse ahí!!!
Te mando un beso grande!!!

el Tomi dijo...

Vaya entonces dedicada a nuestros respectivos viejos, mi estimada Silvi, esta pantagruélica jugada de la que fue testigo mi viejo una tarde ya remota en la cancha de Central donde el equipo local se enfrentaba con los diablos rojos de Avellaneda. Ela aquí:

“El paraguayo Erico pegó el brinco y se suspendió en el aire en frente de la pelota, le clavó la mirada bien desde cerquita y estuvo ahí colgando una inmensidad de tiempo. Toda la tribuna (tanto la local como la visitante) estaba muda, inmóvil, estupefacta. Cuando Erico sacudió el cabezazo la pelota salió como una bala, pegó en el travesaño, salió en perpendicular hacia el suelo, rebotó en la línea de cal, volvió a pegar en el travesaño, y otra vez en la línea de cal, y otra vez en el travesaño y así sucesivamente durante unos minutos interminables con el arquero dando manotazos para todos lados, hasta que entró. La tribuna (tanto la local como la visitante) no reaccionó, ni los veintiún jugadores restantes, ni los árbitros; todos quedaron congelados por la magia que conllevan los golazos, tal es así que se escuchó claramente como Erico gritaba el gol con la letra "o" estirada hasta el cansancio y corría como una hormiguita por el pasto verde medio pelado del área chica”.

(Publicada junto a otras innumerables narraciones y antológicas firmas en este sitio: http://www.cuentosdelapelota.com.ar/2008/12/arsenio-pastor-erico-y-las-ancdotas-de.html)

Ignatius Reilly dijo...

Tengo esa remera. El partido de despedida del Tordo fue a fin del 99, y la leyenda que acompaña es EL ULTIMO GRANDE DEL SIGLO (él jugó hasta el 98, con 40 años). Todavía se creía que el siglo terminaba con el comienzo del 2000. Muy emotivo, también, fue que el gran ovacionado y adorado en ese partido, aún más que Palma, fue el majestuoso Puma Rodríguez.

Silvi Rivoira dijo...

Por nuestros viejos chin chin!

el Tomi dijo...

Abrazo de gol, Ignatius. Central emPalma victorias.

el Tomi dijo...

Los diablos saben por diablos pero mas saben por viejos, Silvi, así que, chinchín por nuestros dos diablos.

oenlao dijo...

que jugadorazo

el Tomi dijo...

Tiene razón Oenlao, tan jugadorazo es que si en lugar de dirigir entra y juega, no le digo el partido entero, diez, quince minutos, un ratito nomás, salimos campeones.

pablo pablo dijo...

Aguante newelss!!
Noooo, jaja, soy de Cordoba y encima de river, ojala los equipos cordobeses fueran tan fuertes como los rosarinos.
Saludos, maestro

Manuel Aranda dijo...

Palmamos de nuevo, hermano. No se puede creer.

Un partido entre Central y Racing dejaría la cancha vacía antes de que termine el primer tiempo.
Abrazo de pelota que pega en el palo.

el Tomi dijo...

Los cordobeses son tan fuertes como los rosarinos, Pablopablo, la fuerza, como es bien sabido, está en el interior (nuestro y del país).

el Tomi dijo...

A mí, mi estimado Manuel, como buen canalla que soy, aunque ganes o pierdas no me importa una mierda.

osvaldo laino dijo...

Estimado Tomi, yo nunca vi jugar a Palma porque no estaba en el pais, pero todavia tengo el recuerdo de aquel partido entre Banfield y Central en Buenos Aires, el que ganaba quedaba y el otro bajaba, asi fue como nuestro querido Central bajo por primera vez a la B, pero pronto se recupero y al siguiente año regresó a primera. Las cosas están dificil ahora pero a lo mejor Palma pueda lograr por lo menos la promoción con su talento...sin embargo pienso que una cosa si esta bien definida, y es tu magnífica ilustracion del negro.... Abrazos desde Funes.
Osvaldo.

el Tomi dijo...

Tranquilo canalla, el negro conoce a Central como la Palma de su mano.

Miolnir dijo...

El Negro Palma fue uno de los últimos jugadores feos admitidos por la FIFA. Hoy no lo dejarían jugar por gordo. ¿Cuántos gorditos geniales nos estaremos perdiendo por culpa de la estética mínima requerida por los sponsors?. Quiero gritar aunque nadie pueda verlo, embobados con sus abdominales perfectos, que ¡Cristiano Ronaldo juega para el O-R-T-O !

el Tomi dijo...

Me hizo acordar a Iván René Valenciano, Miolnir, gordo, jugando para la selección colombiana contra la argentina, nos recagó a goles. Aquella vez Osvaldo Soriano, en la contratapa del Página/12, escribió un artículo opinando sobre el partido, lo tituló "El gordo también juega".