domingo, 21 de marzo de 2010

Primaveras de marzo

Nací en algún enero del hemisferio sur, debe ser por eso que mi alma se acostumbró a usar camisas caribeñas en los eneros rosarinos y se siente incómoda robando pimpollos de rosa en las primaveras de marzo. Ayer, de todos modos, llegó la primavera a Barcelona, puntual como una novia ansiosa, exacta, como no debiera / Clementina Carita de Flores (boceto) y Clementina Carita de Flores (arte final). / Click sobre las imágenes para ampliar / Boceto, lápiz sepia dark 2 / Arte final, Lápiz sanguina, lápiz sepia dark 2, pasteles, tempera blanca y difumino sobre papel madera.

18 comentarios:

Selma dijo...

Me encantan las flores, que buen laburo te mandaste, espectacular!!!!

anais dijo...

Q HERMOSA ES CLEMENTINA!!!
Aqui, el Otoño tambien ha llegado puntual, aunq parece q el calorcito seguirá medio cíclico. Hojas muertas se ven por todas partes... Para andar con Miles Davis las 24 horas.

Fraga dijo...

Impresionante, Tomi! Qué mirada!!!

Cristina dijo...

yo tambien.

Manuel Aranda dijo...

¡Flores de ojos, flor de boquita, naricita en flor, Clementina Primavera, tan parecida a tus hijas!

En Rosario está sucediendo la luz de abril, única luz, la más luminosa del año, en este fin de marzo que antecede al mes más bello y habitable de nuestra húmeda city.
Gran laburo Tomillo. Parece hecho para nuestro luminoso paso del verano al otoño.

el Tomi dijo...

"Clementina se levanto una mañana con la carita cubierta de flores y, lejos de asustarse, se quedó encantada de sí misma. Lo único que, en un primer momento, no supo si lavársela o regársela..." Mas o menos así empezaba uno de los cuentos de la serie Cuento Alimento que me publicaba la revista La Luciérnaga de Córdoba, Selma. A mi también me gustan las flores (siempre sin cortar).

el Tomi dijo...

Si el calorcito intenta quedarse un rato mas, viva la impuntualidad del otoño, aunque un otoño con trompetista es cosa seria, Anais, sobre todo si el trompetista sopla como disimulando, medio de costado, tal vez intentado espantar al próximo invierno.

el Tomi dijo...

Es que la mirada suele ser mucho mas importante que la vista, Fraguita, sobre todo si es femenina, si es en primavera, y si es entre las flores.

el Tomi dijo...

Si se refiere a que su alma también se acostumbró a usar camisas caribeñas, es hora de volver a ponerlas de moda, si se refiere a que se siente incómoda robando pimpollos de rosa en las primaveras de marzo, vuelva a robarlas en septiembre, y si se refiere a que usted también nació en algún enero del hemisferio sur, Cristina, recuerde que no hay nada mejor para un capricorniano que otro capricorniano.

el Tomi dijo...

Los abriles rosarinos son como la primavera al revés, treinta días despidiendo al sol radiante y recibiendo al aire fresco, algo así como el verano preparando la valija para irse de vacaciones de invierno. Es tan tuya esa teoría de los abriles rosarinos, bellos, únicos y luminosos, Manu, y tanto la has defendido, que abril debería estarte agradecido para siempre y Rosario por los siglos de los siglos.

Cristina dijo...

si, a todo.

y aca me quedo un ratito mas, recordando cumpleaños de patio manguereado (pa´refrescar decia la nonna).

Miguel Garrido dijo...

Buen trabajo.

el Tomi dijo...

Quedesé el tiempo que haga falta, Cristina, que si no es fácil recordar cumpleaños, menos fácil es recordar patios, porque patios, lo que se dice patios, es raro verlos hoy en día. Digo patios de sol y de malvones, patios manguereados, patios para baldear el patio, patios para que las mamás nos manden a jugar al patio, patios con cucha y con perrito, patios con patios del vecino, patios con parrilla y asadito. Patios, así como se pronuncia, sin computadoras.

el Tomi dijo...

Buen trabajo, el mejor elogio, Miguel.

pablo pablo dijo...

Ese rostro esta increible, Tomi.

el Tomi dijo...

Si, el rostro es bastante increíble Pablopablo, pero tenga confianza, como yo, y va a ver como se lo termina creyendo. Un abrazo, cómplice.

El Fan Nº 1 dijo...

Que ojos mas realistas, ¿por que llenaste de flores su cara?

el Tomi dijo...

En realidad son imaginaciones mías, Número Uno, porque a simple vista, las flores en la cara de la pibita no se ven.