miércoles, 12 de noviembre de 2008

Polenta con pajaritos!

El Conejo. Detalle de una ilustración. / Lápiz sanguina, lápiz sepia, grafito, pastel blanco y lápices pastel sobre papel madera

3 comentarios:

Maricel dijo...

Hace unos días me tropecé con un "conejo" que me hizo sentir una verdadera idiota. En el barrio en donde vivo hay muchos árboles y por supuesto está lleno de pájaros. Sale la boluda ( o sea yo ) con el coche por la calle y me detengo cuando veo un pibe que tiraba piedras con una gomera a los pájaros. Saco medio cuerpo afuera de la ventanilla y en un arrebato de defensa al medio ambiente le grito - ¿Qué hacés? pobre bicho,dejálo tranquilo! a lo que el pibe me responde : -Son para comer.
No sabía si tragarme la frase, pedirle perdón o romper mi credencial de Greenpeace. Atiné a soltar un - está bien, y me fuí.

¿ Está bien ?...no,nada está bien.

Saludos Tomi

PD : Siempre me impresionaron la vida que tienen estos dibujos.

Maricel dijo...

Ah...y Feliz día maestro ! disculpe que no lo saludé el día que se supone que es EL día. Para mí son todos los días, mientras le hagamos honor a la acción de dibujar.

el Tomi dijo...

Es cierto, probablemente nada esté bien. Mi amiga la gringa Bruna, hace ya muchos años, me contaba que en Italia, de cuya posguerra es originaria la polenta con pajaritos, reemplazaron los pajaritos por carne picada con la sana intención de que el manjar fuera menos salvaje pero, supongo que también con la sana intención de desdramatizar el nombre, la rebautizaron como polenta con pajaritos escapados, lo que, paradójicamente, le terminó dando un tinte algo tragicómico y bastante mas decepcionante que el que tenía. Es cierto, probablemente nada esté bien. A mi, sin ir mas lejos no me gusta que me digan maestro, mas que nada porque el magisterio está muy lejos de mis intenciones y mas cerca de que el arte no se explica, ni me gusta que me digan dibujante, porque prefiero patear los tableros antes que acomodarme para dibujar en ellos, pero me resulta imposible evitar que continuamente me acusen de una cosa o de la otra. En pocas palabras, es cierto, probablemente nada esté bien. Un abrazo Maricel, me gusta mucho lo que estás haciendo.