lunes, 5 de septiembre de 2011

Una estrella propia

Nota para el semanario Cruz del Sur, de la ciudad de Rosario / por Carina Toso / Click sobre las imágenes para ampliar / Hola Tomás, soy Carina Toso, del semanario Cruz del Sur de Rosario, quería consultarte para hacer con vos una entrevista para este medio / Si me nombra a Rosario y me nombra a la Cruz del Sur, Carina, ¿me puede explicar cómo hago para decirle que no? A sus órdenes, el Tomi


- En primer lugar tengo una curiosidad, y es saber por qué Rosario y la Cruz del Sur parecen ser tus debilidades. ¿Qué sensaciones te despierta leer esas palabras?
Mi mamá tiene una estrella propia adonde se fue a vivir mi hermanita Miriam cuando era muy chiquitita y desde allí le hace señas de luz todas las noches. Esa estrella está ubicada en un punto exacto entre el Lucero del Alba y la Cruz del Sur que solo mi mamá, paradita siempre en las mismas coordenadas astrológicas de la terraza de mi casa de la infancia allá en Alberdi, reconoce. Desde esa misma ubicación, y quizás por el solo hecho de evitarme tristezas o nostalgias, a mí solo me enseñó a mirar el cielo de Rosario esperando que se muevan las estrellas fugaces para pedirles tres deseos. No tuve que esperar mucho porque las estrellas fugaces se fugan del cielo de Rosario con sorprendente frecuencia, así que ahí me quedaba encantado durante horas y cada vez que veía una, pedía el mismo deseo tres veces, yo quiero dibujar y dibujar y dibujar. Magia es la sensación que estas vivencias me despiertan, o más bien no me despiertan sino que me hacen seguir soñando. Rosario, en cambio, me despierta la sensación de la ciudadanía, y la ciudadanía es cosa seria.
- Para comenzar a recorrer un poco tu vida... ¿Cómo fue que empezaste a dibujar?, ¿Cuándo descubriste que ese era tu talento? ¿Te acordás de tu primer dibujo?
Sin temor a estar exagerando, hace ya mucho tiempo que digo que no recuerdo un solo día de mi vida en el que no haya hecho al menos un dibujo. De todos modos no tengo una idea concreta de haber empezado a dibujar en algún momento determinado, supongo que debo haber intuido algún tipo de satisfacción físico espiritual ya en los garabatos que pergeñaban los movimientos kinestésicos de mis deditos de un año, y en eso sí que uno no es tonto y aprende enseguida a identificar lo que le satisface, aún cuando la percepción sea exclusivamente psíquica. Pero de tener un talento jamás lo interpreté como talento, no me doy cuenta exactamente de estar beneficiado por nada que los demás no puedan hacer, y lo sostengo a rajatabla, aunque supongo que la cara de admiración de los padres o los maestros de la escuela influyen en la confianza en sí mismos que vayan adquiriendo sus hijos o sus alumnos. Me acuerdo bien de un precioso caballo que dibujé debajo de una redacción en la escuela primaria, no debe haber sido el primer dibujo pero es una buena anécdota que puede sernos útil para saber que cada experiencia de la vida tiene una parte de suerte y otra de desgracia y que de ambas debemos sacar provecho. Fue justo un día de inspección y la uniformada mató mi caballo delante de toda la clase porque si algo está demasiado bien hecho es porque estará calcado de alguna parte (aún sin las evidencias del delito) y despedazó mi redacción porque intercalaba poemas entre la prosa y eso es un capricho gramatical adolescente. La parte de suerte fue que ni bien desaparecí del oprobio sufrido ante mis compañeritos tardé poco tiempo en reconstruirme a mí mismo dibujando millones de caballos invencibles y fabulosos y escribiendo poemas con métricas inexplicables mixturadas entre las prosas más desvergonzadas. La parte de desgracia fue no haberme percatado de inmediato que un asesino había entrado a clase a hacernos perder ese tiempo precioso en el que debemos creer en nosotros más que nunca sin perder una sola centésima de segundo.
-¿Hasta que edad viviste en Rosario y por qué decidiste irte a España?
No sé si no quiero o no puedo, pero nunca tuve habilidad para memorizar las fechas, debe ser porque me parece mucho más importante el orden cronológico que la puntualidad. Vine a España la primera vez a principios de los ochenta y regresé a Argentina después de algunos años. Trabajaba como caricaturista en el desaparecido diario Rosario, era la época en que la dictadura tomaba la forma de rata gigante e intentaba huir por las estrechas alcantarillas de la cobardía. La hipocresía militar le ponía fecha a las elecciones y decretaba una de sus últimas órdenes, votar. Les había desobedecido empecinadamente hasta ese momento y decidí seguir haciéndolo. No voté, dejé el empleo y me fui al famoso Madrid de la movida. La segunda vez fue hace diez años. El Pocho Lepratti era el brazo derecho de Mariana, mi mujer, y juntos llevábamos adelante el proyecto del Ángel de lata cuando lo asesinaron. Formamos la comisión investigadora de los hechos de ese diciembre de mierda y al poco tiempo nos tuvimos que ir del país. Con respecto a esto solo me gustaría agregar, como tratando de dejar un mensaje para que descifren los que leen entrelíneas, que hay gente a la que no le interesa un carajo que existan comisiones investigadoras y le interesa sobremanera que haya más diciembres de mierda.
-¿Como es tu vida hoy allá? ¿Cuáles son tus trabajos, hobbies, tu cotidianeidad?
Vivo en la Barceloneta, un barrio de pescadores con los pies mojados por la inmemorial historia del Mediterráneo y la cabeza anclada en el futuro, lleno de balcones que incansablemente rozan las gaviotas con las puntas de sus alas y donde el vecindario tiende sus ropas multicolores hacia la calle para que se sequen con brisas de sal y flameen saludando a las cámaras fotográficas de los turistas. Salgo a correr todas las mañanas y me baño en el mar en invierno y en verano, costumbre que adquirí observando a los más viejos habitantes del lugar e inspirado en aquello de que en el país donde fueres haz lo que vieres. Me levanto invariablemente a las siete de la mañana, beso a Mariana, voy a mi estudio, enciendo el ordenador, leo las noticias, hago las compras, la cama, cocino, lavo los platos, apunto ideas de guión, escribo poemas, cuentos, notas editoriales, chistes, cierro los cuadernos y me pongo a bocetar escenas, personajes, voy pasando en limpio, dibujo, coloreo, escaneo, armo en Photoshop, envío. Acomodo un poco el tablero, me dirijo hacia las telas, los acrílicos, los pinceles, pinto, respiro hondo, cada día busco un instante para alegrarme por poder hacer lo que estoy haciendo, si lo encuentro, el impulso puede durar meses, sino, extrañar horrores a mis hijas Lucrecia y Libertad se hace un suplicio hasta que vuelvo a besar a Mariana.
-Sos dibujante, guionista, escritor, historietista, entre otras cosas, ¿qué es lo que más te gusta hacer?
Menos lo que hacen las dictaduras y los policías me gusta hacer de todo. Pero debo confesar que soy un amante del Padre de los ríos, un extraño caso de turista local enamorado de la isla de la Invernada, un socio del alma de La cabaña del Navegante, un remero inclaudicable del Rosario Rowing Club con el que gané varias regatas y hasta llegué a ser subcampeón argentino. Soy, ¿cómo podría decirlo? un deportista de élite espiritual.
-Hoy tus dibujos siguen presentes en Rosario, para citar dos ejemplos, en el Ángel de Lata y en cada año que se hace el festival de video, ¿cómo te relacionás con esas publicaciones desde la distancia? ¿Cómo pensás tus dibujos para cada revista?
Yo no pienso los dibujos, los dibujos pasan por ahí y los agarro de la cola. Es una forma de expresión pero tiene mucho de cierto, -la inspiración existe, pero tiene que agarrarte trabajando- decía Picasso, y yo le creo. Participando en las tormentas de ideas de las agencias de publicidad, donde se tiran sobre la mesa todas las ideas que vayan apareciendo a fin de elegir la mejor para desarrollar una campaña, me terminé acostumbrando a aferrar con uñas y dientes siempre la primera, que no significa no prestarle atención a las demás, sino escuchar todo pero saber volver a la idea primigenia, que suele ser, con notable regularidad, en la que está encerrada la esencia misma de lo que queríamos hacer.
- Con respecto al Ángel de Lata, me gustaría que me cuentes como nace esta publicación.
“El Ángel de lata” es un juego de palabras, pero “el ángel delata” ya no es un juego de palabras. Delatar la injusticia es una tarea sobrehumana, vaya como ejemplo que fueron necesarias muchas horas hombre y toda una nutrida comisión investigadora para delatar al asesino de Pocho Lepratti hasta conseguir su condena, y hace poco el tipo fue visto lo más choto vendiendo hamburguesas con un carrito en la plaza. Delatar la injusticia es una tarea sobrehumana, decía, y los ángeles son eso, sobrehumanos. Cansados como estábamos de tanto infierno y tanta teoría de los dos demonios necesitábamos como el aire un montón de ángeles poderosos, ángeles de tierra, ángeles de vuelo de cabotaje, miles de ángeles delatores de injusticias, y entonces nació el Ángel de lata. Esta historia se la pueden preguntar a cualquiera de los pibes que venden la revista, solo hace falta que presten atención, porque ellos podrán responder con una mínima palabra, con una escueta oración o hasta con un imperceptible gesto antropológico, pero invariablemente será la verdad.
- ¿Qué significó y significa para vos la revista? ¿y los chicos que participan de ella?
El Ángel de lata no es una revista, es la energía de los pibes impresa en un papel de gramaje considerable y tapa color. Los chicos que trabajan en ella son mis mejores amigos, mis hermanitos, y no porque lo decida yo, sino porque ellos me dieron permiso para serlo, incluso los nuevos que no conozco y que se han sumado al proyecto desde que estoy fuera del país también son mis hermanitos, así que con humildad y salvando las distancias puedo parafrasear tranquilamente a Cortázar cuando dijo del Che –Yo tuve un hermano, no nos vimos nunca pero no importaba-.
-¿cómo ves la Argentina desde España, sobre todo lo relacionado con los chicos, la pobreza, la delincuencia, etc?
Personalmente creo que para ver la Argentina desde España se necesitan lentes bifocales, una graduación nos permitirá adivinar lo que se puede desde once mil kilómetros de distancia y la otra recordar lo que se debe a más de una década de tiempo transcurrido, no es lo mismo que abrir la ventana y recorrer el barrio con la vista mientras se huele el perfume a torta frita, pero tampoco es un barómetro desestimable, ver Argentina desde España tiene la amplitud panorámica del que observa el partido de ajedrez desde el costado y la neutralidad que implica no estar pisando descalzo en suelo patrio. El Conejo, líder pseudointelectual de Polenta con pajaritos, dijo alguna vez que la cuestión no es estar en el primer mundo o en el tercer mundo, sino darnos cuenta que estamos todos en el último mundo que nos queda. Ahora bien, no sería correcto decir que Argentina está creciendo, porque los que están creciendo son los chicos, y cuando los chicos crecen, crecen los países. Y eso se ve sin lentes bifocales, a simple vista.
-¿Qué querés transmitir con tus ilustraciones e historietas? ¿Cuáles son las cosas que querés reflejar en ellas? ¿Qué tipo de cosas te gusta contar o ilustrar?
Todo eso me lo vas a tener que explicar vos a mí. Yo te prometo que sabré escucharte atentamente y que una vez que termines te sabré agradecer con gratitud el tiempo que tu interés haya empleado en observar mi obra.
-¿Cómo empezaste con los dibujos eróticos?
Siempre hice dibujos eróticos, desde que (como vulgarmente se dice) tengo uso de razón, tal vez porque mi adolescencia se movió entre el arriesgado descubrimiento del bikini que iba dejando desnuda a la malla enteriza, los ombligos femeninos que mostraban sus entresijos al sol, el auge de broncearse entre los sauces del balneario La Florida, algunas dichosas fotos pornográficas en blanco y negro circulando ajadas de tanto contrabando en el patio del colegio religioso mientras Cristo se desangraba por nosotros en la capilla y a nosotros ya no nos importaba que se muriera una estatua, la paz y el amor rozando el libertinaje que contagiaban los hippies, y tantos otros pecados capitales que pasaban a ser veniales y mentiras despiadadas que pasaban a ser piadosas, todo después de que Armstrong pisara la luna y le borrara todo su romántico encanto.
-¿Dibujás todos los días?
No te quepa ni la más mínima duda.
-¿Cuáles son hoy tus trabajos tanto acá como en España?
Mi mayor trabajo en Rosario es mantener mi condición de ciudadano, mi mayor trabajo en España es extrañar a mi ciudad sin condiciones. Porque esos son trabajos, el arte es otro paño, infinitamente más fácil y llevadero.
-¿Viajás a Rosario? ¿Tenés pensado volver a vivir a la ciudad en algún momento?
Viajo todas las tardecitas a darle un beso a mis viejos y a mis hijas, el alma suele hacer ese tipo de favores, le imprime una velocidad inusitada a las alas de los recuerdos y llegás en un santiamén a todos los rincones de la memoria. Volver definitivamente es más complicado, tiene más que ver con la ciudadanía, y la ciudadanía, como ya dije al principio, es cosa seria.

54 comentarios:

El Fan Nº1 dijo...

Sin duda y a todas luces, es usted una gran estrella que brilla con luz propia. Desparramando arte por doquier a cada trazo.

Lucas Fulgi dijo...

Creo que lo que cuenta en su anécdota del caballo es un claro ejemplo de que el sistema educativo no está bien armado. Porque salta a la vista que con evaluaciones de proceso -y no de resultados finales (en las que se castiga al error, y no se lo considera parte del aprendizaje)- no hubiera sucedido.

Perdón por escribir con parentesis dentro de parentesis, pero es la única forma de no extenderme demasiado. Y en este medio no me gusta extenderme demasiado.

Fernando Sosa dijo...

Poeta del dibujo y dibujante de poemas.Tu anecdota del caballo me hizo acordar a cuando un pibe me dijo si yo podia dibujar un caballo,esto ocurrió cuando yo tenia 9 años de edad.Y si no lograba eso,no podia considerarme un dibujante.Es gracioso las diferentes reglas con las personas miden a un buen o mal dibujante.Ya sea desde la ignorancia o inocencia,o de una sabiduria temprana,pero lejos de frustrarme ese chico,me hizo tambien querer ser un mejor dibujante y no dormirme en los laureles,ni ser tampoco propenso a los halagos ni a creermelas.
Me gusto mucho esta entrevista Tomi,por todo lo que transmitis,tus pensamientos que lejos de ser respuestas para salir del paso,te tomas tu tiempo y dejas algo,una reflexion o nos llevas a que nosotros tus seguidores reflexionemos con vos.Por toso eso es que te admiro,por el dibjante que sos o mejor dicho,por ser un poeta que dibuja.

viruta dijo...

sobran imágenes que imprimen sensaciones, pero la que me llena los fuelles de aire limpio - y que últimamente es lo que más nos falta - es la de las gaviotas rozando los balcones con las puntas de sus alas...

el Tomi dijo...

El arte es sumamente generoso, Número Uno, se desparrama solo. Los hombres, en cambio, bregan por mezquinarlo hasta que alcance un valor considerable.

el Tomi dijo...

Puede que la cuestión sea que el sistema educativo no esté bien armado, Lucas, pero a mí me da la sensación de que las raíces del sistema educativo se han armado en el siglo veinte y ya hace once años que el siglo veintiuno está floreciendo.

el Tomi dijo...

En una pared medianera del patio de la casa de mis viejos, a la intemperie, una tarde dibujé dos caballos galopando. Pasaron un par de años y la pared, a golpe de lluvias y humedades se fue descascarando y llenando de musgos entre los cuales se fueron borroneando mis dos caballos. Finalmente, mi viejo terminó por rasquetear todo y pintar a la cal. Algunos meses después, mi vieja descubrió asombrada que los caballos habían reaparecido algo desteñidos pero exactamente en el mismo lugar y con el mismo galope. La situación se fue repitiendo cada dos años más o menos y los caballos volvían a reaparecer como fantasmas sobre la pared blanqueada. Una tarde que la fui a visitar, mi vieja me contó que había descubierto a mi viejo con un tarrito de pintura negra diluida repasando los caballos para que volvieran asomarse una y otra vez sobre la cal, pero que no le había dicho nada. La poesía, Fernandito, siempre tiene cómplices anónimos que la hacen rimar.

el Tomi dijo...

Cuando ampara malos vientos
abandono Buenos Aires.

Fraga dijo...

Me dejas sin palabras, con el alma conmocionada, que no con-movida, para que no se malinterprete, y en espera de toparme con esas estrellas fugaces rosarinas para pedirles: quiero dibujar como El Tomi, quiero dibujar como El Tomi, quiero dibujar como El Tomi...

Fraga dijo...

Che... esto de tu pa delineando los caballitos es sublime! Voy por otro trago de tinto, en honor a tu gran viejo!

Pito dijo...

Hola Tomi.
Felicitaciones por la Nota, muy interesante en cuanto a respuestas como a cuestionario.

Aprovecho para contarte que el pròximo Jueves 8 de Setiembre, presento la RISOTTO 5 con tapa de Ud, (Jojo, casi nada)por lo cual le paso un link por donde podrà asistir en VIVO al evento.

El link es:
http://ccec.org.ar/envivo

Abrazo amigo.
Gracias por tu GENEROSITUD!

Pito

Pito dijo...

Perdòn, agrego, el JUEVES 8 DE SETIEMBRE A LAS 19:30 HS (Hora local - Còrdoba/Argentina)

Ahora si.

Abrazo

nilda dijo...

te conoci un poco mas.Es justicia.

Nicolás Aimetti dijo...

Excelente la entrevista y la anécdota de tu viejo repasando los caballos con pintura diluida.
Saludos desde el pago de los arroyos!

Panificados congelados dijo...

Excelente entrevista, aunque las respuestas eran demasiado largas.

Un saludo!

el Tomi dijo...

Unas cuantas estrellas fugaces se me escaparon, Fraguita, y ya deben haber llegado a Saltillo.

el Tomi dijo...

Busque nomás ese trago, Fraguita, aquí lo espero con otro y brindamos.

el Tomi dijo...

Para mí es un grandísimo orgullo, Pito, se lo digo sinceramente. Figúrese usted que haber estado en la seriedad de las tapas de La Luciérnaga y ahora en la alegría de la tapa de Risotto no es un honor que se haya otorgado a muchos ilustradores.

el Tomi dijo...

Yo también agrego algo, no es un honor que se haya otorgado a muchos ilustradores y para colmo de bienes en la Docta.

el Tomi dijo...

Y eso que la justicia es ciega, Sirenita.

el Tomi dijo...

Mi viejo pintó varios óleos de una gran belleza que tiene guardados en su cuarto, Nicolás, aunque donde los verdaderos artistas demuestran su condición de tal, es pintando medianeras a la cal y caballos con pintura diluida. Recordarme al Pago de los Arroyos fue una pincelada memorable.

el Tomi dijo...

Nada mejor que unas respuestas largas para esperar que se descongelen los panes, estimado panadero.

Silvanita dijo...

Exelente entrevista "Tio" Tomi que lindo leer y saber muchisimo mas de vos! a parte de lo que nos cuenta La Pétalo! Que genio sos!!! ni lo dudes que voy a salir cada noche afuera a ver las estrellas y pedir dibujar "un poquitito" aunque sea como ¡El Tomi!
Saludos con aires de pueblito...

el Tomi dijo...

Usted ya es una gran artista, Silvanita, apenas me hizo falta verla pintando en una foto para darme cuenta, además ya tiene su obra maestra consumada, es esa que tardó nueve meses en pintar y se llama Annita, ahora lo único que tiene que hacer es mantener ese nivel.

viki dijo...

Qué grande Tomi

el Tomi dijo...

Si usted se refiere a que soy grande por la edad, Viki, no se preocupe, que también he aprendido a ser yerba mala.

Silvi Rivoira dijo...

Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mamá.
Bueno, ahora te conozco un poquito más y se te quiere más.
Lindo reportaje!

viki dijo...

jajaj

Anónimo dijo...

Negro, mientras te leía viajé a Rosario, le dí una abrazo a la abu, miramos juntas el cielo, verifiqué que en el cuadro del puente, Heri haya dibujado la silueta de Anita que aparece y desparece como la magia de tus caballos... y volví a mi Córdoba... Gracias por eso. Salú

champloo dijo...

"...dichosas fotos pornográficas en blanco y negro circulando ajadas de tanto contrabando en el patio del colegio religioso mientras Cristo se desangraba por nosotros en la capilla y a nosotros ya no nos importaba que se muriera una estatua"

Tomi eso está como para poner en un comix, toda la respuesta a esa pregunta me transportó a los años de primaria en un segundo.

el Tomi dijo...

Yo me siento un gran hombre siempre y cuando me acuerde que estuve adentro de una gran mamá, y cuando no tengo presente esto, no existo.
El cariño es mutuo, Silvi.

el Tomi dijo...

Riasé nomás, Viki, que la risa es un remedio infalible.

el Tomi dijo...

Tengo ganas de poner una agencia de viajes espiritual, Tateluche, ¿le interesa?.

el Tomi dijo...

Es probable que sirva de guión, Nico, pero, estoy en la disyuntiva... ¿vos que me recomendás?... ¿un cómic porno o la biblia en cómic?.

Alejandra dijo...

hay algo q es erróneo..usté Tomi, nunca se fué, usté está acá , todo el tiempo, x Rosario, se lo puede oler en sus dibujos.
Justo ayer, x la peatonal, me paró una nena con 'el angel de lata', acá la estoy mirando de reojo, y aunque usté diga q vive allá , le digo q me permita dudar de eso..
ah..y voto x una biblia porno

Alejandra dijo...

hay algo q es erróneo..usté Tomi, nunca se fué, usté está acá , todo el tiempo, x Rosario, se lo puede oler en sus dibujos.
Justo ayer, x la peatonal, me paró una nena con 'el angel de lata', acá la estoy mirando de reojo, y aunque usté diga q vive allá , le digo q me permita dudar de eso..
ah..y voto x una biblia porno

Alejandra dijo...

uuuuuuu, juro q apreté una sola vez el botón de 'publicar comentario'..ufff

el Tomi dijo...

¿Será por eso que hay días tontos que no me ubico?
¿Y me parezco un desubicado en mil ocasiones?
¿Me habré quedado en Rosario vivo y no me lo explico?
¿O me habré muerto dejando el alma en tantos aviones?

el Tomi dijo...

¿Sería yo la voz que le dijo cómpreme un ángel?
¿Y ahora soy yo el que la mira a usted así, de reojo?
¿Me habré quedado en Rosario y vivo entre los instantes?
¿O me habré muerto y voy derramando mi llanto flojo?

el Tomi dijo...

La biblia porno no se vota, Ale, se jura por el diablo.

Fernando Tami dijo...

Tomi lejano... gracias a esto de las redes sociales (que no son las mismas redes con las que se pesca en el Paraná) puedo saber de vos, de tu vida, de tus dibujos... Como olvidar esas noches de delirios en San Telmo de la calle Tucumán, las "peleas sanas" con el querido David, las reuniones a puro vino despues que salía la Risario... Con tus dibujos, los de Manuel, las fotos del Indio...
Y esa noche que caminamos discursiando sobre las mujeres de Rosario... Abrazos.. El Tami

el Tomi dijo...

Dios salve a las dulces noches donde se habla de mujeres, Fernandito, sobre todo si hay un tinto y la noche es en Rosario.

Maloperobueno dijo...

Tomi

"Viajo todas las tardecitas a darle un beso a mis viejos y a mis hijas, el alma suele hacer ese tipo de favores, le imprime una velocidad inusitada a las alas de los recuerdos y llegás en un santiamén a todos los rincones de la memoria. Volver definitivamente es más complicado, tiene más que ver con la ciudadanía, y la ciudadanía, como ya dije al principio, es cosa seria."

Todo lo que narras es hermoso, pero este ultimo parrafo es la argentinidad al palo, no importa si en España o en Nebraska, veo un argentino, un sentimental y melancolico rioplatense,paraense o lo que sea brindando desde la distancia.

Salud maestro!

Martin

Anónimo dijo...

hablando de recuerdos negro divino me acuerdo cuando dibujaste un planisferio en papel manteca y sobre cada pais lo que lo representaba,la maestra te mando a direccion a que lo dibujes frente a la directora por que no te creyo,lo hiciste mejor todavia, solito con tu corta edad en la direccion , frente a las autoridades, desde ese dia todos tus cuadernos fueron a santa fe,al ministerio de educacion,y volvian sellados y con muchos elogios para el bibujante prematuro, tambien recuerdo cuando en las vacaciones nos enseñabas dibujo, en el tablero de dibujo del papi que usabas de pizarron,te quiero negrito divino y mucho,la petalo-

el Tomi dijo...

Es que a todo rosarino que se precie de tal, le gustaría morir como el Che, Martín, con los ojos abiertos para seguir viendo y una sonrisa para seguir viviendo, y eso, quiera que no, es bastante parecido a extrañar. Pero a pesar de todo no soy melancólico, al contrario, mi tendencia está ostensiblemente inclinada hacia la farra.

el Tomi dijo...

Los recuerdos son palomas mensajeras de cebolla, vuelan del palomar del pasado hasta el palomar del presente y nos hacen arder los ojos.
Yo admiro la memoria caprichosa, esa que insiste en no olvidarse los detalles que las memorias obedientes desestiman.
La mayoría de las veces es preferible hacer memoria que balance, hermanita, es decir, aprovechar la vida y no las cuentas, así que, me voy con tu recuerdo a ver el cielo.

mariano utin dijo...

"...mi mayor trabajo en España es extrañar.."...y confieso que no lo puedo hacer más. Por eso me vuelvo a Rosario. La pucha, termino leyendo tu entrevista con los ojos húmedos y las ganas de seguir escuchándote y admirar tu arte. Alguien acá arriba te definió como Poeta del dibujo y dibujante de la poesía...y si, creo que acertó. Ojalá te volvamos a tener en Rosario, amigo. Un abrazo fuerte.

el Tomi dijo...

Sé lo que siente, Mariano, soy un inmigrante reincidente. Usted ahora abrace la ciudad como a su negra, y no la suelte hasta que ella le de un beso.

viruta dijo...

Ando necesitando varias cositas últimamente. Como una Nilda polentosa, digamos.

viruta dijo...

En cuanto a tu imagen, más allá de la estética, transmite no pocas batallas vividas.

el Tomi dijo...

Si la necesita a Nilda aquí le paso su blog...
http://sirenasahogadasenvodka.blogspot.com/

el Tomi dijo...

Yo vivo encamadas, no batallas, las batallas las libran los jodidos que viven ocultando sus encamadas.

juegario dijo...

Tomi, tus creaciones circulan por Rosario, como si escondido en algún bar, dibujaras a cada rato para todos los que caminamos por sus calles. Sos un ciudadano muy presente.

el Tomi dijo...

...no sabe lo orgulloso que me hace sentir, Juegario, poder decir presente cuando toma asistencia la memoria es una gloria verdadera...