martes, 2 de agosto de 2011

La alegría eternizadora (The Raised Circus)

Dos páginas del capítulo “El Circo Elevado” de la historieta Freak City, mas los dibujos previos de algunas de las viñetas y un boceto con sus detalles) / Tinta Windsor & Newton negra, pincel PMO 16 Vallejo Paint Master, pluma Brauser & Co Nº 65 Iserlohn Germany y Pluma Brauser & Co Ornament 500 Germany sobre cartulinas Graft it 90 g Sketh 41 Ib / Click sobre las imágenes para ampliar.

Los espectadores del circo elevado se van acomodando en sus butacas imaginarias, la expectación propia del inicio de la función incrementa la sostenibilidad del alma y el alma, como es debido, sostiene plácidamente al cuerpo y lo pone a entera disposición de las alegrías con pinta de eternidad. Con puntualidad milagrosa en el interior de la carpa la atmosfera se convierte en el exacto punto intermedio entre la ansiedad y el sosiego y el ámbito completo se transforma entonces en ese paraíso inesperado del cual no nos queremos ir nunca. Cuando salen los payasos toda risa se hace inmaculada y la sinceridad de ese gesto termina por paralizar los relojes e inmortalizar la vida en un instante supremo. El circo se podrá ir a otra parte, pero los fantasmas que asistieron a esa función sobrevolarán con el coro de sus risas la carpa que, enclavada en el recuerdo, permanecerá suspendida sobre la ciudad toda la vida, por los siglos de los siglos más allá del siglo veintiuno.




20 comentarios:

Silvi Rivoira dijo...

Entonces...reir de alegría es una forma de libertad.

el Tomi dijo...

Creo que sí, que podemos decir que reírse de alegría es una forma de libertad, Silvi, aunque la verdad es que uno debería poder reírse de cualquier cosa sin que esto fuera considerado libertinaje (nos olvidemos que las personas más inteligentes son las que más se ríen, no las que mejor hacen las cuentas).

soL Lucet Omnibus dijo...

Gracias por tus palabras y tu arte. Siempre. Sonrío por eso.

el Tomi dijo...

La palabra es usted, soL Lucet, yo solo brego por su sonrisa.

ivan f dijo...

uno de los mejores recuerdos que tengo de chico es el desfile promocional que daban ciertos circos por la calle y la mini fotito con la lupa... hace poco lleve a mi hermanito menor (7 añitos)a uno y la verdad es que nos quedamos boquiabiertos con las "acrobatas" mas que con los tigres (que lomos y elasticidad tienen las guachas!! je!), pero los clowns (un flaco muy buen artista de nombre"gatito" especialmente)nos despansurro de la risa. A modo de anecdota en casa teniamos un vecino (de somenos 19 años) que un dia al pasar un circo dijo "yo me uno" y se fue nomas...que sera de su vida?

el Tomi dijo...

No debería haber ninguna infancia que no conozca al menos un circo para considerarse salvada, pero las hay, y vaya que si las hay. Usted, mi estimado Iván, ha tenido la inmensa fortuna de haberlo conocido, la acertada sensibilidad de hacérselo conocer a su hermanito y la pertinente delicadeza para recordarnos a todos nosotros el inmenso valor de ese momento.

el Tomi dijo...

Chau Solano...

http://eldesmitificadorargentino.blogspot.com/2010/02/el-polvo-del-eternauta.html

el Tomi dijo...

...que dios te tenga en la gloria eternauta...

viruta dijo...

salut

Alejandra dijo...

iiupiiii!!¡¡volvió el circo elevado!!
vamos a defender lalegria (como diría un maestro q ya partió hacia el circo, levitando)

Netomancia dijo...

Tomi, el fin de semana estuve por Rosario y conseguí el #21 del Angel de Lata (aprovecho para decirte que los pibes que la venden son sensacionales, da gusto colaborar) y quería felicitarte por tremendo texto que te mandaste en la editorial, realmente, aplausos.
Y genial la propuesta, desde el arte tuyo hasta cada actividad que se muestra en las páginas. Los talleres no tienen desperdicio. Loable lo que hacen en el Angel de Lata. A veces pienso que no tiene la difusión que se merece (no de parte de ustedes, sino de los medios, que debieran hacerse eco de esto).
Un abrazo.

el Tomi dijo...

O key

el Tomi dijo...

Defender la alegría todas las veces que haga falta, Ale, hasta revertir aquella letanía carioca que proclama que la tristeza nao tem fin y la felicidade sim. Estrujarla como para estrujar las lágrimas de un pañuelo, darla vuelta y convertirla en una ley argenta que imponga que de ahora en más la alegría no tiene fin y la tristeza sí.

el Tomi dijo...

Qué suerte tiene Rosario que recibe a Netomancia.
(en nombre de las pibas y los pibes que venden el Ángel de lata, le agradezco sus palabras, su compromiso y esa atenta mirada suya que le permitió encontrarlos).

karrlamkass dijo...

Hola Tomi

devueltas:
la vida nos lleva y nos trae
nos alza y nos aplasta
nos esconde y muestra
nos pierde, nos encuentra
¿es casualidad? que siempre pase por tu casa.

como siempre: un placer asomarme a su ventana, grande GRANDE, SOS GRANDE.

el Tomi dijo...

La vida suele ser como un golpe de karate; efectiva, dolorosa y mortal. Suele ser, digo, porque tal como en el karate, también podemos tirarnos rápidamente de espaldas en el tatami y rendirnos antes de que nos dé una paliza (yo, sin ir más lejos, sería partidario de esta posibilidad).
La casualidad, por otra parte, es hija de la previsión, amigo Karrlamkass, y madre adoptiva de las sorpresas, condiciones todas ellas que se han dado en este grato reencuentro.

Manuel Aranda dijo...

Me quedo con el mago final y sus palomas, aunque la mágia esta en cada trazo.
¡Grande, master!!!

el Tomi dijo...

La magia destroza el trazo
y el trazo queda hecho trizas
entonces llega la mano
y a pulso lo vivifica.

El Fan Nº1 dijo...

En este circo las entradas nos las quitan de las manos... o sea vuelan... je je je

el Tomi dijo...

La crisis, Número Uno, las entradas se vuelan de las manos porque los precios están por las nubes.