viernes, 30 de abril de 2010

A pelo y al trote

Desarrollo de bocetos y viñetas para el armado del tercer capítulo de la historieta Indioscincracia / Click sobre las imágenes para ampliar / Bocetos: Lápices de distinta dureza difumino y gomas de borrar. Viñetas: Lápiz sanguina, lápiz sepia, lápiz graso negro, pastel amarillo claro, pastel blanco y difumino sobre papel amarillo oscuro.

12 comentarios:

viruta dijo...

m mm mmm uy sauvage. ta güenito.

el Tomi dijo...

Salvajes eran las chinas
y mas salvajes que el indio
por usar al pobre flete
de catrera y sin estribos.

¡Malaya, triste destino
los caballos argentinos!

Raul Avila dijo...

ya se sabe lo que se trae entre manos

el Tomi dijo...

Lamento haber pecado de obvio, Raulito, pero es que la indiada actuaba con tanta naturalidad que le resultaba imposible no caer en obviedades. Los carapálidas (también obviamente) siempre hemos sido bastante mas retorcidos y perversos. Una única salvedad, aún no está todo dicho.

El Fan Nº 1 dijo...

Ya vemos que al muchacho le gusta hacerlo a pelo.

Fer Gris dijo...

pobre caballo, sí señor, pobres caballos multiusos... y encima, los indios dizque comían carne de yegua!

el Tomi dijo...

Bueno...la verdad Número Uno, que hacer el amor a pelo no tiene nada de original, la mayoría de la gente intenta desnudarse para hacerlo.

el Tomi dijo...

Entonces yo debo ser medio indio, Fer, porque siempre me gustó la carne de yegua. Una preguntita al margen ¿no sabe usted si las indias comían carne de potro?.

Pd: Me voló la cabeza el vocablo "dizque".

Fer Gris dijo...

Yo creo que las chinas comían lo que viniera, mire si iban a poder andar eligiendo...
...dizque los argentinos somos todos medio indios...

el Tomi dijo...

Si usted me dice un locro, vaya y pase, Fer, pero una empanada, por ejemplo, no es comer lo que venga. ¡Dios...cómo extraño las empanadas que chorrean!.

Miolnir dijo...

Qué destreza la del indio! Pensar que yo una vez me caí de la cama garchando...

el Tomi dijo...

O sea que usted es lo que el vulgo llama un auténtico caído del catre, Miolnir.