domingo, 30 de noviembre de 2008

Freak City

Viñeta pertenenciente al capítulo 3 de la historieta "Freak City", de próxima aparición en la revista "Fierro". / Lápiz grafito sobre papel.

jueves, 27 de noviembre de 2008

El lector dormido

Viñeta perteneciente al capítulo 3 de la historieta "El lector dormido" de próxima aparición en la revista Fierro. / Lápiz grafito sobre papel blanco.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

El lector dormido

Viñeta perteneciente al capítulo 3 de la historieta "El lector dormido" de próxima aparición en la revista "Fierro". / Rotulador Edding 1200, lápices pastel de colores Derwent y lápices de colores Caran D'ache sobre papel blanco.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Paintface (el hermano de Scarface)

Serie "Maquillaje de hombres o pintalabios masculino" (ilustraciones para gigantografías) / Pasteles y témpera blanca sobre papel madera recortado y montado sobre cartulina negra.

El lector dormido

Bocetado de Darío Abecé, personaje principal de la historieta "El lector dormido". / Rotulador Edding 1200 y lápiz pastel blanco sobre papel gris.

jueves, 20 de noviembre de 2008

El lector dormido

Viñeta perteneciente al capítulo 3 de la historieta "El lector dormido" de próxima aparición en la revista Fierro. / Lápiz grafito sobre papel blanco.

El lector dormido

Viñeta perteneciente al capítulo 3 de la historieta "El lector dormido" de próxima aparición en la revista Fierro. / Lápiz grafito sobre papel blanco.

domingo, 16 de noviembre de 2008

sábado, 15 de noviembre de 2008

Pintalabios masculino

Serie "Maquillaje de hombres" (ilustraciones para gigantografías) / Rotulador Edding negro y pasteles sobre papel blanco.

viernes, 14 de noviembre de 2008

jueves, 13 de noviembre de 2008

Rosarigasino restobar

Mural de gigantografías montadas sobre bastidor de madera / Personajes rosarinos. Baglietto (en la foto), Páez, Olmedo, Guevara, Fontanarrosa / Restaurante y Bar, Especialidad Churrasco "Canaya", Avellaneda 997 bis (esq. José Ingenieros) frente al Gigante de Arroyito, Rosario, Santa Fe, Argentina, Teléfono: (0341) 4393068/ Horario De 07:00 a 14:00, y de 17:30 al cierre. Viernes y sábados: espectáculos (la comida ya es uno).

Rosarigasino restobar

Mural de gigantografías montadas sobre bastidor de madera / Personajes rosarinos. Baglietto, Páez, Olmedo, Guevara, Fontanarrosa / Restaurante y Bar, Especialidad Churrasco "Canaya", Avellaneda 997 bis (esq. José Ingenieros) frente al Gigante de Arroyito, Rosario, Santa Fe, Argentina, Teléfono: (0341) 4393068/ Horario De 07:00 a 14:00, y de 17:30 al cierre. Viernes y sábados: espectáculos (la comida ya es uno).

Rosarigasino restobar

Mural de gigantografías montadas sobre bastidor de madera / Personajes rosarinos. Baglietto, Páez, Olmedo, Guevara, Fontanarrosa /Restaurante y Bar, Especialidad Churrasco "Canaya", Avellaneda 997 bis (esq. José Ingenieros) frente al gigante de Arroyito, Rosario, Santa Fe, Argentina, Teléfono: (0341) 4393068/ Horario De 07:00 a 14:00, y de 17:30 al cierre. Viernes y sábados: espectáculos (la comida ya es uno).

Lea Mundo Hispano

Portada para el periídico Mundo Hispano de Barcelona / Lapiz sanguina, lápiz sepia, lápiz graso negro, lápices pastel, pasteles, difumino y grafito sobre papel madera.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Polenta con pajaritos!

El Conejo. Detalle de una ilustración. / Lápiz sanguina, lápiz sepia, grafito, pastel blanco y lápices pastel sobre papel madera

viernes, 7 de noviembre de 2008

Lea revista La Luciérnaga

CUENTO ALIMENTO
El planisferio
Corre el imperio a resguardar sus bancos con el capital de las vidas mas cortitas del siglo en curso y no se le cae la cara de vergüenza por gastar toneladas de recién nacidos en la campaña electoral de la capital del planeta. No hay derecho. Derechos son los mástiles que sostienen las banderas y no otra cosa, por ahora. Créditos infames piden aquellos a los que les falta un punto de sal en la comida y no aquellos a los que además del punto de sal les falta la comida entera.
Cachirulo encontró un planisferio tamaño oficio revisando una bolsa de basura y se quedó rascándose la cabeza cuando el Pachuca le explicó que eso era el mundo. El mundo es mas grande, le contestó convencido Cachirulo recordando que una noche uno de los pibes, señalando el cielo del barrio, había dicho que los planetas eran grandísimos hasta allá arriba y todos se habían quedado boquiabiertos mirando las estrellas. Y sí, mas grande también es Maradona sin embargo nosotros no lo podemos ver mas que así de chiquito en las figuritas, dijo entonces el Pachuca haciendo un gesto con el índice y el pulgar. ¡Pero no hay derecho!, protestó Cachirulo, sacudiendo el planisferio con una mano y dándole palmadas con el reverso de la otra, ¡En este papelito de mierda no entra nadie!. El Pachuca sonrió imaginándose al Cachirulo y a sus siete hermanos, el papá, la mamá y la abuela organizándose para dormir en el ranchito de cuatro por cuatro. Se puso de pie y acomodó en el carrito un par de zapatillas con las suelas despegadas que habían encontrado en la calle y cuatro yogures vencidos rescatados de los contenedores del supermercado. Cachirulo también se subió sin dejar de observar atentamente el planisferio. Pachuca tanteo la goma de la bici para verificar que siguiera inflada, se montó y empezó a pedalear. Entre los chirridos propios de la falta de aceite del piñón y el tintineo de las botellas vacías, Cachirulo empezó a reflexionar en lo injusta que es la vida. Tumbado de espaldas sobre la carga del carrito, con un brazo abajo de la nuca haciendo de almohada y el otro extendido sosteniendo el planisferio que se recortaba como una paradoja sobre un firmamento celeste y blanco, repitió, no hay derecho. Si que hay, le contesto recién entonces el Pachuca sin dejar de mirar al frente, hay derecho pero nadie le da bola.
La tarde verdadera caía cuando ellos entraban al barrio teñidos de tonalidades azules y naranjas y las bandadas de gorriones que habían estado jugando mas que cualquier pibe entre las ramas de los jacarandas todo el santo día, desaparecían sin dejar rastro alguno. Cachirulo se bajó del carrito al tiempo que todo se iba tornando mas oscuro y el Pachuca estacionó la bicicleta que se había vuelto del color de las sombras. Por ejemplo tendríamos que poder ir a la escuela de una, dijo el Pachuca dando un chasquido con los dedos en el aire y el Cachirulo por primera vez en todo el viaje despegaba los ojos del planisferio y los dirigía a la silueta de su amigo recortada en las penumbras, o por ejemplo tendríamos que poder morfar todos los días, balbuceó, mientras con la manga de la remera limpiaba un churrete que caía de uno de los yogures que se estaban por repartir. Dulces pecados del mundo como caramelos sueltos en la palma de un ladrón adolescente, irresponsabilidades de una vida donde se condena mas al futuro elector de un pibe que se caga de hambre que al presente de un presidente electo comiendo pavo con las garras. ¿O vos que te creés?, siguió el Pachuca, ya sé que el mundo es gigantesco, pero decime si no se parece más a ese papelito de mierda que encontraste en la basura. Cachirulo volvió a mirar el planisferio, se lo acercó un poco a los ojos porque ya no se veía casi nada y respondió. Y si, la verdad que si. En este conflicto bélico por la subsistencia, primero deje la vida por la patria jovencito, y después reclámele a la patria lo que a usted le toca por haber dejado la vida en ella. ¿Donde está Argentina?, preguntó Cachirulo apretando los ojos. Pachuca se acercó, buscó entre las líneas confusas del papelito apuntando con el meñique hasta que descubrió los límites del país, por aquí, señaló. Viva la patria entonces, dijo en broma Cachirulo, lanzando una risita contagiosa. Si, viva esa patria donde pastan las vacas a buen resguardo del abigeato local y a merced de las ajenas mandíbulas batientes. Con que poco te conformás Cachirulo, hace un ratito decías que no había derecho, le recordó el Pachuca. Cachirulo hizo un bollito con el mapamundi, lo tiró al aire, le dio una bolea de zurda y cantó un gol imaginario. El bollito se hundió en una zanja de agua podrida y el Cachirulo le dijo al Pachuca sin dejar de reírse, lo digo en joda, mañana mismo empiezo a reclamar por mis derechos, y los dos estallaron en unas estridentes carcajadas. Derechos son los mástiles que sostienen las banderas y no otra cosa, por ahora, así que el Pachuca chocó las manos con el Cachirulo en el aire imperceptible del verano y se fue a dormir en paz el sueño empedernido de los suburbios.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Malevos y buenevos

Los bocetos son los originales de la vida, el arte final es solo eso, el final / Lápiz sanguina y lápiz sombra tostada sobre papel madera

Bostezos (bosquejos nocturnos)

Boceto realizado a las 22.22 hs. del 28 de octubre del año en curso bajo la luz artificial de una lámpara Philips Classic Tone D7 de 100 wats para 230 voltios. / Lápiz grafito blando, lápiz pastel rojo sobre papel gris.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Freak City

Viñeta preparatoria para la historieta Freak City / Grafito y lápices de colores sobre papel agrisado.