jueves, 29 de noviembre de 2007

Tarot (El emperador)

El emperador / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

miércoles, 28 de noviembre de 2007

El ángel de lata

LOS VUELOS RASANTES DEL ÁNGEL DELATOR
Otra vez será
Un dios latinoamericano, acodado en las ramas más altas de un ombú al que el respeto le hacía temblar las hojas, hizo un gesto así, con la mano, como diciendo Latinoamérica es mía. Se acariciaba la barba y tecleaba con un dedo la notebook apoyada en una nube pasajera leyendo una Web de ofertas de regalos made in para estas felices fiestas.
Mientras tanto el papá Noel argentino se empeñaba en reparar los juguetes que había encontrado revolviendo el basural. Muñecas sin brazos, pelotas de fútbol desgajadas y autitos sin rueditas. A las muñecas les enganchaba los brazos sueltos con un alambre, a las pelotas de fútbol las untaba con grasa de vaca y a los autitos sin rueditas les ponía una ruedita sin autito. La mesa estaba llena de papeles, cinta scoch, pomitos de pega todo, tijeras, pinzas, martillos, almohadillas de alfileres, agujas, hilos de colores, miguitas de imaginación, esperanza, ángeles de lata y cartas de los pibes.
El dios latinoamericano bostezaba y de soslayo controlaba al papá Noel argentino que había quedado en terminar todo para las doce si el tictac de las puntas de las manecillas del reloj del diablo no le tatuaban arrugas de angustia en la cara. Todo sea con tal de ahorrarle un peso al bolsillo agujereado, que al final una muñeca de trapo industria nacional y mirada fija no es menos muñeca que esas de plástico y ojos celestes que se cierran y tienen un sello de Taiwan en la planta del pie.
Pero se había hecho tarde por culpa del sol que es mas lento que un molino sin aire y no corre ni aunque los yanquis se estén robando las tranqueras de la Patagonia.
Se había hecho tarde y el dramatismo de la única vela pintaba con el pincel de la llamita el interior del rancho de color naranja atómico. Afuera María miraba al dios latinoamericano con las brasas encendidas preguntando la hora y a ver si terminará para las doce este condenado y todo el campo estaba azul como el manto de la virgen. El dios latinoamericano entornaba los ojos al cielo con el índice creador posado por las dudas en la tecla enter de un servicio de mensajería urgente puerta a puerta y rezaba un padre nuestro aunque él sea guacho.
A las doce dan las doce campanadas y millones de pequeños corazones demandantes rodearán los árboles de navidad y buscaran entre sus ramas un paquete con un moño por mas que no hubiera un paquete con moño.
El papá Noel argentino trata de cumplir como todos los años aunque la deuda eterna nacional venga degollando navidades y escurra las sonrisas de los niños de dios por las bocas de tormenta de las veredas argentinas. Trata de cumplir aunque el desempleo venga amputando felices años nuevos y arroje los dedos del sueldo mínimo a los chanchos. Trata de cumplir aunque la economía tale los árboles de navidad y deje en la penumbra del comedor las lucecitas intermitentes quemadas. Trata de cumplir aunque el dólar venga boleando cachilos y el euro pavos rellenos y entre las dos monedas de una sola cara tiren la canasta familiar a la mierda.
A las doce menos cinco el papá Noel argentino se ajustó el cinturón lleno de monedas, se puso un sombrero de ala ancha, se cargó el enorme costal lleno de regalos envueltos en papeles de diario pintados con acuarela al hombro, le dio un sorbo al mate del estribo, se mojó la punta del índice y del pulgar con saliva y los apoyó en la mecha de la vela que hizo pssst y se apagó. Afuera el caballito zapateo preparando el vuelo y los teros vigilantes le chusmearon a la virgen que el papá Noel argentino se iba. El dios latinoamericano cerró la notebook, la luz de la pantalla dejó de iluminarle la cara y se recostó como si hubiera trabajado un año seguido. La virgen suspiró aliviada y en el suspiro dijo ay dios mío ay dios mío.
A las doce y un segundo el papá Noel argentino ya había cumplido, se había sacado las espuelas y había repartido en lugar de una espeluznante cantidad de pedidos de playstations, celulares y emepetreses, un sinnúmero de juguetes recauchutados con una millonada de tarjetitas que decían “otra vez será”.

martes, 27 de noviembre de 2007

El ángel de lata

LOS VUELOS RASANTES DEL ÁNGEL DELATOR
El ángel del serrucho
En los alrededores de Jerusalén prolifera un arbusto que alcanza a medir unos quince o veinte centímetros de altura y tiene unas ramas curvas armadas de espinas que crecen de a pares en el mismo punto con la peculiaridad de que una de ellas es recta y la otra encorvada. Se lo conoce popularmente como jujube pero su nombre científico es ziziphus spina christi. Esta especie de espinillo no tendría ni la mas mínima relevancia si no fuera porque se cree que con sus ramas se trenzó la corona de espinas con que ciñeron a Jesucristo el día de su crucifixión hace ya mil novecientos setenta y cinco años, y aunque es apenas mencionada solo por tres de los evangelistas y esporádicamente por los primeros sacerdotes cristianos, en los primeros seis siglos no son muchos los escritores que hacen referencia a ella como una reliquia conocida, en existencia y venerada por los creyentes.
Como es lógico de suponer se generaron multitud de versiones sobre el paradero de las sesenta o setenta espinas de aquella corona desde que San Luis las separó de las ramas para repartirlas hasta que, entregadas por María de Escocia a Tomás Percy Earl de Northumberland, las dos que supuestamente han sobrevivido hasta nuestros días son veneradas actualmente, una en la iglesia de Ghent, en Bélgica, y la otra en la universidad jesuítica de Stonyhurst en Lancashire, Inglaterra.
La versión de que una tercera espina estaría oculta en la vicaría del Sagrado Corazón del barrio
Ludueña de Rosario basa sus fundamentos en la leyenda del ángel del serrucho, quien, al ser designado por dios para liberar a Jesucristo de la corona de espinas, acorazó su cuerpo con latas para no lastimarse en el intento, calculó la dureza de la diadema y se armó de un serrucho poniéndose manos a la obra. Ya sobre la cabeza de Jesucristo, agarró una de las espinas de la corona y aunque lo hizo con mucho cuidado no pudo evitar ensartársela en un dedo. Sintió la puntada pero no le dio importancia y apoyando el serrucho cortó la espina, la desclavó y la tiró. Jesucristo sintió un pequeño alivio al tiempo que el ángel del serrucho sentía una pequeña molestia. Fue un instante, porque en el lugar de la espina truncada creció otra inmediatamente y se incrustó en la mismísima herida que había originado la espina anterior en la frente de Jesucristo. El ángel del serrucho levantó la espina seccionada y voló hasta aquella vicaría donde la escondió para luego volver a su estoica tarea que, según ya se había percatado al ver que las espinas amputadas renacían, resultaría interminable, como así lo fue.
Los rosarinos llevan su propia corona de espinas sobre la cabeza y se la tratan de sacar como mejor pueden. La tarea es ardua y necesita de un empeño meticuloso. Cuando logran deshacerse de algunas, crecen otras en su lugar, se vuelven a hincar en sus frentes y finalmente se van acostumbrando a andar con ellas por la calle. A algunos se les nota tanto que despiertan en los demás ese urgente instinto de ayudar incluso olvidando que también ellos están necesitando ayuda.
Así pues, mas que esa tercera espina sobreviviente de la corona de Jesucristo, el que pasó a la fama en Rosario fue este estoico angelito acorazado de latas al que los rosarinos decidieron imitar prestándose desinteresada colaboración para desespinarse unos a otros y comprobar que a pesar de sus propias espinas tienen la capacidad suficiente para fijarse en las espinas de los demás.
Yo creo que si el cura párroco de la Vicaría del Sagrado Corazón de Ludueña encontrase aquella primera espina que escondió el ángel del serrucho, ni se le pasaría por la cabeza bendecirla y sacarle provecho convertida en punto de peregrinación y la tiraría a la revoleadísima mierda.
Pero el que la quiera buscar y vendérsela al mejor postor, que la busque, porque la va a encontrar. Puede que tal como las otras dos ciudades antes mencionadas, Rosario se saque una espina e incremente su turismo.
Amén.

lunes, 26 de noviembre de 2007

El ángel de lata

LOS VUELOS RASANTES DEL ÁNGEL DELATOR
Las vidrieras
Vertical y filosa, la vidriera es la guillotina de las tentaciones. Solo pueden atravesarla, sin riesgo y con relativo éxito, las miradas, el dinero, las tarjetas de crédito y los adoquines. Y tal vez los deseos. Porque el deseo aferra lo que quiere antes que la mano, y una vez que lo aferra no lo suelta y se pone a convencer a la mano para que vaya a buscar lo que parece suyo pero no es suyo. Si lo miro fijo me lo veo puesto, si me lo veo puesto me parece mío y cuando es mío desaparecen todas las vidrieras del mundo. Pero no siempre el deseo convence a la mano, solo tal vez. Depende del empeño de la mirada, de la vileza del metal, de la solvencia del crédito o de la bravura de los adoquines.
Muy mal bicho el que inventó las vidrieras. Porque hay que ser mal bicho para dejar pasar a los ojos y no dejar pasar a la gente. Uno va lo mas conforme por ahí con lo puesto y de golpe, detrás del hielo invisible de los vidrios, el calorcito que despide la tentación de algo mas que quiere tener el que tiene y algo menos que no tiene el que no tiene.
Todo parece indicar que entre el desprevenido deseoso y el objeto deseado no hay mas que un paso, pero no, primero están los vidrios, un tajo azul en la sangre roja avisando que hay mas distancia de la que pensamos. No me vas a decir que nunca te acercaste tanto para ver mejor el objeto deseado que te terminaste comiendo la vidriera con la frente. Ahí es cuando aprendemos que el vidrio no se rompe si no lo rompe uno. Siempre después que las vidrieras nos hayan hecho añicos el cristal de los deseos.
Las vidrieras del tercer mundo son las ventanas del primero. De aquel lado están los deseos cumplidos, las Nike Rival Shox Leather, los Lee Bootcut Original, las Barbie Gerl Fashion Fiver, la hamburguesa Doble de Mac Donald´s y la madre que los parió. De este lado, la paciencia de los pies descalzos, la esperanza del pantalón emparchado, las manos vacías de letras, la moneda ausente, el pan de ayer, el hambre para mañana, la ñata contra el vidrio y la puta calle.
Las vidrieras tendrían que ser de agua colgada para poder pasar, mojado aunque sea, pero poder pasar. Que al pobre se le moje la ropa y al rico las tarjetas de crédito, y a ver quien paga efectivo. O que los deseos sean adoquines, y a ver quien es el que desea mas fuerte. O que las vidrieras estén siempre empañadas para que, al menos, el que no quiera ver, que no vea, y que el que quiera ver tenga que pasar la mano por el vidrio y palpar así el límite preciso entre el puedo y el no puedo. Porque el límite impreciso es el deseo.

domingo, 25 de noviembre de 2007

Maternidad

Ilustración para la revista "La luciérnaga" de Córdoba. Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

sábado, 24 de noviembre de 2007

El angel de lata

LOS VUELOS RASANTES DEL ÁNGEL DELATOR
Asesinos seriales
Hoy en el techo del monumento hace un frío de la san puta pero se ve Rosario tan lindo que te hace sentir calor. Buenos Aires ni se ve de tan grande que es Rosario y Rosario se ve como si fuera de juguete de tan grande que son mis manos. Llegar hasta aquí no es demasiado difícil para nosotros, los ángeles de lata y, la verdad sea dicha, para ningún rosarino que se precie de tal. Digo esto porque todos deberíamos saber a esta altura de los acontecimientos que los habitantes de esta ciudad volamos, cuando no corremos. El único inconveniente son aquellos a los que se les ocurre volar en círculos y no en bandada.
Me siento en el borde y miro para los cuatro puntos cardinales. Desde aquí arriba se ve venir el río de frente, los camalotes, los barcos, las crecientes y el mapa de Rosario.
Las calles parecen un dibujo hecho con regla y escuadra, la gente también. Puntitos que van y vienen trayendo y llevando sus problemas en lugar de tirarlos en las bocas de tormentas, en las alcantarillas o en los container de la basura. Puntitos que forman la cara del mapa, puntitos que hacen que el mapa viva y se muera un poco.
Las lucecitas tiemblan cuando se zambullen en el reflejo del padre de los ríos, los sauces de la isla meten la punta de sus pies en el agua tratando de cruzar para este lado de una vez por todas y un montón de ventanas iluminadas cuentan anécdotas eternas de la vida entre cuatro paredes. Mas allá, cerca del horizonte, cuando la altura de los edificios agacha la cabeza para no dársela contra el cielo, parece que todo se derrumbara y se convirtiese en miseria y en mas anécdotas eternas de la vida.
Entonces, cuando el aire me refresca la punta de las alas, empiezo a sentir la furia de estar vivo. Siento el segundero del tiempo en el pulso de mi corazón. Quiero que ya sea mañana y despabilarme estirando las alas en el medio de la justicia de la mano de Yanina García, de Juan Delgado, de Graciela Acosta, de Rubén Pereyra, de Ricardo Villalba, de Walter Campos, de Marcelo Pacini y de Graciela Machado y ver como Claudio, en lugar de subirse al techo de la escuelita se sube al techo del monumento y vuelve a gritar ¡Hijos de puta, dejen de tirar que hay pibes comiendo!, pero esta vez nadie sufre, nadie muere, nadie miente, y vuelven a brillar los campos de trigo y de maíz para que Rosario vuelva a ser la capital de los cereales y no la capital de los asesinos seriales.

viernes, 23 de noviembre de 2007

El angel de lata

LOS VUELOS RASANTES DEL ÁNGEL DELATOR
El eslogan electoral y la muñequita manca
Displicente y mentiroso como el eslogan de una campaña electoral el tiempo pasa sobre los techos de chapa de las villas argentinas. Displicente y mentiroso por mas que la cola de la estrella fugaz vaya dejando un montón de brillitos en el aire y nos confunda buenamente el ánimo al tratar de alegrar un poco el derrotero de los reyes magos. Brillitos efímeros que apenas duran lo que dura la propaganda de esa refulgente muñeca nueva en los onerosos segundos de la televisión navideña y ya está, habrá que ponerse a esperar las próximas fiestas para verlos de nuevo (y de lejos) y con un cachito de alambre arreglarle el bracito y consolarle la existencia a la muñequita manca para que no se acobarde y siga viviendo en la miseria unos años mas.
La noche era azul como los pecados capitales y la esperanza blanca como la franja del medio de la bandera de este plateado país. Pasé a visitar un ratito a Noel, a los reyes y al pibe de dios justamente con el ánimo de manguearles algún bracito de sobra, aunque sea fallado. Les estuve cebando unos mates y traté de sacarles conversación pero estaban tan preocupados preparando ese injusto reparto de juguetes y esa trasnochada vuelta al mundo que no me dieron ni cinco de bola así que me fui asqueado de tanto santo y tanto monarca y terminé charlando con los pobres camellos, con los que, sinceramente, me sentí mucho mas identificado que con los reyes por el solo hecho de que están tan jorobados como nosotros. Total que me monté en uno y nos fuimos en patota a dar una vuelta previa por la actualidad nacional. No se si habrá sido el cambio climático, el resplandor del sol del escudo (que nunca se termina de asomar), la inflación (que nunca se termina), el porrón que nos chupamos antes de subir o las jorobas de mis amigos, pero desde allá arriba, la verdad, no se notaban demasiados progresos. Es mas, daba toda la impresión de que las mismas baldosas seguían despegadas de las mismas veredas y de que la deuda externa perduraba tan intacta como perdura la cara dura de los torturadores en sus blandos arrestos de entre casa. Si no fuera porque, aún aguzando la vista, no pude confirmar con certeza la situación (y no me gusta mentir demasiado), juraría que todo está igual, lo que resulta verdaderamente decepcionante si sacamos la cuenta de la cantidad de platos que lavamos para poner la casa en orden, de los puntos finales que le pusimos a nuestros reclamos, de lo debidamente obedientes que al final fuimos nosotros y no los que debían serlo, de las suelas que nos gastamos caminando para seguir al que no nos iba a defraudar, de las cirugías sin anestesia que nos aguantamos sin desmayo o de lo último que se perdió que fue esa millonada de esperanzas. Si no fuera porque, aún aguzando la vista, no puedo confirmar con certeza la situación (e insisto, no me gusta mentir demasiado), juraría que a la Argentina que viene, como he oído decir por ahí, no la podemos hacer entre todos primero porque la Argentina que viene ya llegó hace un rato largo, segundo porque el tiempo sigue pasando displicente y mentiroso como el eslogan de una campaña electoral y tercero porque para que a la Argentina que viene la hagamos entre todos siempre nos van a faltar aquellos sesenta mil brazos (mas el de la muñequita manca).
Memoria señoras y señores, memoria y recién después feliz navidad.

Tarot (El mundo II)

El mundo (2) / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Tarot (El mundo)

El mundo / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

Tarot (Los enamorados)

Los enamorados / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

martes, 20 de noviembre de 2007

Tarot (La fuerza II)

La fuerza (2) / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Tarot (La estrella)

La estrella / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

domingo, 18 de noviembre de 2007

Tarot (La fuerza)

La fuerza / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

sábado, 17 de noviembre de 2007

Tarot (La luna) II

La luna / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

viernes, 16 de noviembre de 2007

Tarot (La luna)

La luna / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

Tarot (La muerte)

La muerte / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Tarot (El carro)

El carro / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

martes, 13 de noviembre de 2007

Tarot (La templanza)

La templanza / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

lunes, 12 de noviembre de 2007

Tarot (La torre)

La torre / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

domingo, 11 de noviembre de 2007

Cuadros de historietas

Viñeta (detalle) de la historieta "Polenta con pajaritos" publicada en la revista "Fierro" (primera época). / Lápiz sanguina, lápiz ciena, pasteles y tempera sobre papel madera.

sábado, 10 de noviembre de 2007

Cuadros de historietas

Viñeta (detalle) de la historieta "Polenta con pajaritos" publicada en la revista "Fierro" (primera época). / Lápiz sanguina, lápiz ciena, pasteles y tempera sobre papel madera.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Tarot (El ahorcado)

El ahorcado / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Tarot (La rueda de la fortuna II)

La rueda de la fortuna. / Ilustración (detalle 2) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Portadas de revistas (la tapa vende)

Ilustración (detalle) para la portada de la revista "Toca Madera". / Lápiz sanguina, lapiz sepia dunkel 263, pastel Rembrandt ocre amarillo (227,9), pastel blanco super suave (101,5). Recortado y armado en Photoshop.

Tarot (El diablo)

El diablo / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

Tarot (La rueda de la fortuna)

La rueda de la fortuna. / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

Tarot (El loco) II

El loco. / Ilustración (detalle 2) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

Tarot (El loco)

El loco. / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

Tarot (Arcano sin nombre)

El arcano sin nombre. / Ilustración (detalle) para las cartas pertenecientes a los arcanos mayores del Tarot. / Lápiz sanguina, lápiz sepia dunkel 263, pasteles, lápices de colores, grafito y tempera sobre papel madera.

lunes, 5 de noviembre de 2007

Estampas para remeras

La ilustración anterior ya estampada.

Estampas para remeras

Ilustración (detalle) para estampa de camisetas. / Fábrica de ropa My Picture, Rosario, Argentina. / Serigrafía Pantexa, de Sergio Ahumada, Rosario, Argentina. / Grafito, pasteles y témperas sobre papel madera.

domingo, 4 de noviembre de 2007

Estampas para camisetas

La ilustración anterior ya estampada.

Estampas para camisetas

Ilustración (detalle) para estampa de camisetas. / Fábrica de ropa My Picture, Rosario, Argentina. / Serigrafía Pantexa, de Sergio Ahumada, Rosario, Argentina. / Grafito, pasteles y témperas sobre papel madera.

Estampas para camisetas

La ilustración anterior ya estampada.

Estampas para camisetas

Ilustración (detalle) para estampa de camisetas. / Fábrica de ropa My Picture, Rosario, Argentina. / Serigrafía Pantexa, de Sergio Ahumada, Rosario, Argentina. / Grafito, pasteles y témperas sobre papel madera.

sábado, 3 de noviembre de 2007

Polenta con pajaritos

Paredes de pintores superpuestos / de pintores enrredados en collages / pared vencida / paredes de alma con las manchas del pecado / de una palabra soez y otra prohibida / Pared escrita / pared poema y un renglón de autor anónimo / y otra mancha de humedad como de tinta. / Cuadro (detalle) perteneciente a la historieta "Polenta con pajaritos" publicada en la revista "Fierro" (primera época). / Grafito, pasteles y tempera sobre papel madera.

viernes, 2 de noviembre de 2007

Cacaricaturas

Un persnaje de las obras pictóricas de Guayasamín (La edad de la esperanza) y Lucio Edwin Gutierrez Borbúa, ex presidente del Ecuador. Lápiz sanguina, lápiz tierra, lapiz graso negro, difumino y pasteles sobre papel madera. Recortado y armado en Photoshop.

jueves, 1 de noviembre de 2007

Cuadros de historietas

Viñeta perteneciente a la historieta "El desmitificador argentino" publicada en la revista "Fierro" (segunda época). Grafito, difumino y acuarela sobre papel blanco.